Competencias comunicativas y relaciones interpersonales
Martes, 12 octubre a las 00:01:58


Un tema que difícilmente se agota, es el relacionado con el rol de las relaciones interpersonales, y su calidad, en nuestro equilibrio personal y salud mental. El tipo de convivencia que mantenemos con los demás, puede tener un resultado reconfortante o por el contrario puede constituirse en un verdadero infierno para los implicados; desenlace que se decidirá en un sentido u otro en función del nivel de desarrollo de nuestras competencias comunicativas.

Por: Dionisio F. Zaldívar Pérez

Nuestra existencia transcurre matizada por una serie de intercambios personales que tienen lugar en el seno de numerosos grupos e instituciones; nuestra condición de ser social nos hace sujeto de las relaciones interpersonales las que podemos definir como aquellos procesos que se configuran en el marco de los contextos donde tiene lugar la actividad humana y están mediados por la comunicación.

La comunicación podemos definirla como el complejo proceso de carácter social e interpersonal mediante el cual se producen intercambios de mensajes, verbales y no verbales, y se ejerce una influencia recíproca entre los interlocutores; que propicia diversas interacciones racionales y emocionales entre estos.

Las relaciones interpersonales van a jugar un rol fundamental en el desempeño de la actividad humana en los diferentes ámbitos sociales en que los que esta se desarrolla, y tiene por base la comunicación; esta cumple las tres funciones fundamentales siguientes:

Como mencionamos anteriormente, de algún modo la comunicación matiza las relaciones interpersonales lo que se puede fácilmente comprender si prestamos atención a las funciones que esta cumple, así como también a los siguientes principios sobre los que se desarrolla el proceso comunicativo:

Primer principio: Cuando dos personas entran en contacto, resulta imposible no comunicar. El proceso comunicativo se desarrolla mediante el intercambio de diversos mensajes por diferentes canales, esto es por el canal verbal y por el canal no verbal (tono de la voz, ritmo del habla, mirada, gestos y posturas, proximidad física, entre otras formas). Veamos un ejemplo: Una bella joven se encuentra sentada en el banco de un parque esperando a su novio, y un desconocido llega, se sienta a su lado e inmediatamente intenta establecer una comunicación con ella. La joven se corre de lugar e interpone entre ella y “el intruso” el bolso de mano, como para delimitar el espacio, se mantiene en silencio mirando hacia delante y mantiene esta postura a pesar de la insistencia del individuo, quien trata inútilmente de atraer su atención.

Con su postura en general, la joven ha comunicado: “no se esfuerce que no deseo mantener ningún tipo de relación con usted”, todo a través del canal no verbal.

Segundo principio: En toda comunicación cabe distinguir entre aspectos de contenido y relacionales. Una niña a la que hemos dado un dulce, lo saborea y al concluir nos dice: "ya se acabó" (contenido manifiesto), pero si atendemos correctamente el aspecto relacional, en verdad nos está comunicando su intención de obtener un nuevo dulce, de modo que en el sentido relacional, su mensaje significa ¿no hay otro?

Tercer principio: La definición de una interacción está condicionada por las secuencias de comunicación entre los participantes (circularidad). Veamos un ejemplo: La esposa alega que “ella pelea porque el esposo llega tarde y ebrio”, el esposo responde que “él llega tarde y ebrio porque su esposa le pelea”, como se aprecia, la circularidad en esta interacción está en que el comportamiento del uno influye y refuerza el comportamiento del otro.

Cuarto principio: Toda comprensión es siempre una interpretación, el significado está siempre en el sujeto. A cierto especialista muy calificado en el tratamiento del alcoholismo, le solicitan que brinde una conferencia a un grupo de alcohólicos para sensibilizarlos con la necesidad de abandonar esta adicción. El especialista decide mostrar a los sujetos, el daño que el alcohol puede producir en el organismo, valiéndose de un experimento demostrativo y habilita para ello sendos vasos, en uno pone agua y en el otro alcohol.

Realizado todos los preparativos, el especialista se dirige al grupo y dice: "vean estos dos vasos en uno hay alcohol y en el otro agua", y deja caer la lombriz en el vaso con agua, esta nada y sale del vaso sin gran dificultad; ¿vieron?, ahora miren esto —y toma la lombriz y la deposita dentro del vaso con alcohol—, como resultado, esta muere inmediatamente, "¿vieron , a qué conclusiones podemos arribar?" —silencio absoluto—, "vamos, ¿cuáles son sus conclusiones?" Finalmente uno de los presentes levanta la mano y dice: "bueno, el que toma alcohol, no tiene lombrices en el estómago...".

Una comunicación efectiva se produce si tomamos en cuenta los principios que rigen el proceso comunicativo, que hemos comentado, y si además desarrollamos a niveles óptimos nuestras competencias comunicativas.

Las competencias comunicativas comprenden el conjunto de conocimientos, habilidades, actitudes, valores y comportamientos que nos capacitan para la producción, recepción e interpretación de mensajes de diferentes tipos y a través de diferentes canales, que facilitan y promueven el inicio, mantenimiento y fin de relaciones interpersonales positivas.

Las habilidades componentes de las competencias comunicativas podemos clasificarlas en: habilidades comunicativas y habilidades asertivas o de auto-afirmación, las que presentamos en el siguiente cuadro:

Habilidades comunicativas

1. Habilidades de recepción

  • Atención al interlocutor
  • Mostrar empatía
  • Brindar retroalimentación y reforzar al interlocutor
  • Prestar atención al lenguaje no verbal
  • Solicitar información

2. Habilidades de emisión

  • Responder adecuadamente a los mensajes
  • Expresión libre y oportuna de opiniones, deseos y actitudes
  • Brindar información con precisión

3. Manejo de la comunicación no verbal

  • Mirada y contacto visual
  • Tono de voz y ritmo del habla
  • Manejo de la distancia y el espacio
  • Coherencia de los mensajes enviados (canal verbal y no verbal)
  • Solicitar información

4. Habilidades asertivas o de autoafirmación

  • Autoexpresión positiva
  • Expresión adecuada de las emociones
  • Mostrar empatía en relación con las emociones ajenas
  • Defensa de los derechos propios y respeto por los derechos de los demás

En las siguientes reglas, se expresan actitudes, valores y comportamientos que contribuyen a mejorar nuestra comunicación y por ende el nivel de nuestras relaciones interpersonales:

  1. Deje hablar, demuestre a sus interlocutores que usted es capaz de escuchar.
  2. Sea paciente, controle sus impulsos temperamentales y procure crear un clima no defensivo y positivo para la comunicación.
  3. Concéntrese y evite las distracciones cuando le hablan.
  4. No critique innecesariamente, ni argumente excesivamente.
  5. Evite ser sarcástico, sea respetuoso en sus relaciones con los demás.
  6. Muestre interés sincero por los demás.
  7. Trate de compenetrarse con el punto de vista de su interlocutor.
  8. Exprese sus puntos de vista con precisión. Argumente de manera serena.
  9. Tenga en cuenta a los demás, estimúlelos a expresar sus puntos de vista.
  10. No se defienda a toda costa, aproveche las críticas constructivas para su desarrollo personal.

Desarrollar nuestras competencias comunicativas, nos hace la vida más grata y nuestras relaciones interpersonales más efectivas.

Descriptores [DeCS]: COMUNICACIÓN, RELACIONES INTERPERSONALES

Textos relacionados en Salud Para La Vida

Más información